lunes, 18 de noviembre de 2019

¿Quieres leer gratis los primeros capítulos de "Una vida contigo"?

Ando bien preguntona últimamente. Parece que soy incapaz de comenzar una entrada sin escribir primero el signo de interrogación 😅. Pero vamos a dejar de lado mis vicios y a centrarnos en lo importante.
¿Qué me respondes? ¿Sí, o no?
Tengo la costumbre de postear el primer capítulo de mis novelas, para que quien se sienta intrigada/o por ellas pueda darle una mordidíta y probar antes de decidirse a adquirir la historia completa. Nunca he subido más de un capi porque, hasta la fecha, siempre había trabajado con editorial, y firmar un contrato te obliga a ceder los derechos de la novela y a comprometerte a no revelar más de la cuenta sobre ella. Pero, ahora que voy por libre y no tengo que dar cuentas a nadie sobre lo que hago, voy a arriesgarme un poquito más. Un poquito solo, ¿eh? Tampoco mucho. Que ya sabes que estoy loca pero soy precavida, y cuando me interno en un territorio desconocido prefiero ir despacito pero segura del terreno en el que poso los pies 😋.
Esta vez, no solo subiré al blog, para que puedas leerlo sin costes de ningún tipo, el primer capítulo de Una vida contigo. Además de esto, también tendrás disponible el segundo. Y, lo que es todavía mejor... ¡también el tercero!

Aquí tienes el programa de este magno evento 😋, para que no te despistes
y sepas exactamente cuándo estaré publicando los capis.

Y aquí voy a parar. Que sí, estamos en vísperas navideñas, y todo lo que quieras, pero a la generosidad también hay que ponerle límites.
Así que, de aquí a final de mes, serán Abril y Jero, y también Raúl, Nuria, Fidel, Mara, el indeseable de Ildefonso de Serna un villano tan del día a día que, si enciendes la tele y te sientas a ver las noticias políticas, aparecerán muchas personas que te recordarán a él, Santos, Rómula... y el resto de personajes que conforman Una vida contigo, quienes te reciban cuando te pases por el blog. Yo estaré de vuelta una vez que ellos hayan apuntalado para ti el arranque de su historia.
Se me va a hacer muy raro no sentarme aquí para escribir mis cosas, porque la verdad es que he terminado haciendo de este lugar un refugio en el que desahogo todas esas chorradas que se me pasan por la cabeza. Y, a ti, aunque no te pongo cara ni sé tu nombre, de tanto escribirte ya te siento como un/una amigo/a. 
¡Ay! Qué me pongo sentimental. Deben ser las fechas. O no, en realidad la cercanía de la Navidad no tiene nada que ver. Lo que pasa es que soy una ñoña 😳. Para qué intento disimular ahora, si tú ya lo sabes y yo lo he reconocido en infinidad de ocasiones.
Te dejo en buena compañía. Pero estaré de vuelta a tiempo para fecilicitarte las fiestas y desearte un felicísimo 2020, tal como manda la tradición.

¡Espero que disfrutes la lectura!

jueves, 14 de noviembre de 2019

¿Aún no te he hablado de Nuria y Raúl?

No; no nos hemos movido de novela, seguimos en Una vida contigo. Ya te avisé que, este mes, ella iba a ser la protagonista absoluta del blog. Pero las historias no se sustentan solo en sus protagonistas, como bien sabes. Aunque, como es normal, estos lleven el peso de la trama, también se relacionan con otras personas que aportan su particular granito de arena para que la narración adquiera matices diferentes. 
La de Jero y Abril es una relación intensa como el chocolate y el café que tanto les gusta a cada uno de ellos, que me ha permitido dar rienda suelta a mi vena Drama Queen cómo me gusta un noveleo😈. Pero, como a demás de a little bit dramatic, también soy bastante payasa me resulta imposible escribir sin hacer hueco entre las páginas para meter un poquito de humor. Porque, chica/o, la vida ya se las apaña ella solita para ser bien sosa cuando le da la gana, sin que nosotros tengamos que ayudarla. Por eso no hay que escatimar en risas y aderezarla con un poquitín de chispa siempre que se pueda.
A esto es a lo que me han ayudado Nuria y Raúl. Quienes, cada vez que llegaban para reclamar su protagonismo en la trama, me arrancaban una sonrisa con sus locuras y esas peleas continuas. Trabajar con ellos ha sido muy, muy fácil. Además de divertido.  
Amo a Jero y a Abril. He dicho ya muchas veces que su historia es, de las que he escrito hasta la fecha, probablemente mi favorita. Pero es que Nuria y Raúl han tenido mucho que ver en la valoración que hago de su novela. Son un contrapunto perfecto a la pareja protagonista. 
¿Te apetece que te deje con uno de esos momentos en los que estos dos se hacen con el timón de Una vida contigo? ¿Sí? Pues no se hable más. 😉 Aquí los tienes.

* * *

No podía ser que se cruzaran por pura casualidad. No en una ciudad como Madrid, donde la mayor parte del tiempo resulta difícil hasta encontrarse con uno mismo. En un lugar atestado de gente y actividad, las probabilidades de toparte con la persona en la que estás pensando son de una entre un millón. Eso, al menos, era lo que opinaba Nuria. Y también Raúl. Por primera, y puede que última vez en sus vidas, los dos se ponían de acuerdo sin siquiera abrir la boca.
El se quedó congelado, petrificado, convertido en estatua de sal ―y todas esas expresiones que se usan para decir que uno ha perdido el dominio sobre su cuerpo― al verla allí, al otro lado de la pista de baile. Ella, en cambio, dio muestras de conservar intacta su capacidad de movimiento, porque atravesó el local con decisión. Sorteando parejas, y algún que otro baboso con las manos demasiado largas, para ir a su lado. 


―¡Vaya! ―exclamó al llegar a la barra, tomando asiento en el taburete a la izquierda del que ocupaba su oscuro objeto de deseo―. Ahora nos encontramos sin siquiera proponérnoslo. ¿Sabes cómo se llama esto?
El chico pasó por alto la sensual intención que puso en la pregunta.
―Acoso ―respondió de modo cortante.
―¡Ah! ―Nuria abrió mucho la boca, como si se le hubiese descolgado la mandíbula, y lo apuntó con el índice―. ¡Tú has estado leyendo! ―lo acusó, fingiéndose ofendida, antes de dejar salir su cristalina risa.
Raúl la miró sin traza de humor, metiéndose en la boca uno de los manoseados cacahuetes que tomó del cuenco que tenía delante.
―Sí, sí; no intentes ocultarlo ―siguió ella. Apoderándose, también, de uno de los frutos secos―. ¿De dónde habrías sacado esa palabra si no?
―Oye, ¿qué pasa contigo? ―Exasperado, él se sentó de lado para encararla―. ¿Es que te gusta enfadarme? ¿Es eso? ¿Has hecho de cabrearme el objetivo de tu vida?
―Sí, me divierte un montón. Pero no, no es que sea la razón de mi existir. Dejémoslo en que me hace gracia y punto. ¿Vale?
La chica cruzó la pierna derecha sobre el muslo izquierdo y, muy a su pesar, Raúl no pudo evitar fijarse más de la cuenta. No se había percatado hasta entonces, pero la muy fastidiosa no estaba mal. No resultaba especialmente guapa, incluso podía decirse que su cara era un poco rara. Pero tenía una expresión simpática. En cuanto al cuerpo… Debía admitir que, con esa escueta minifalda de licra y subida a unos altísimos zapatos de tacón, ganaba mucho. Poseía unas piernas de escándalo. De esas que parecen que no se van a terminar nunca de tan largas como son. Sobre el resto de su anatomía aún no había decidido nada, tenía que fijarse mejor.
Pero… ¿En qué estaba pensando? ¡Por Dios.
No iba a fijarse en nada. ¡¡¡NADA!!!
Esa cría era un incordio y sanseacabó. A parte de como una molestia, no contaba para él como nada más.
―Vamos a ver, Nadia.
―Nuria.
―Nuria, Noelia… Lo que sea. ¿Cuántos años tienes?
―Cumplo veinte a finales de diciembre. ¿Por qué? Temes que me tachen de asaltacunas si me ven hablando contigo ―bromeó, en absoluto dispuesta a tomárselo en serio―. No te preocupes, puedo hacer frente a las habladurías de la gente. No soy tan delicada como parezco.
Los instintos asesinos del muchacho se reavivaron al calor de esas palabras. Era una habilidad innata que tenía la tal Nani. O Nuri. ¡O como se llamara la mocosa esa! Siempre sacaba a flote lo peor de él. 
―Vaya, que tienes diecinueve. Pues yo tengo veintidós ―replicó con los dientes apretados, casi escupiendo la cifra.
―¡Hala, veintidós! ―Ella apoyó un codo en la barra y dejó caer la barbilla en la mano―. ¿Y qué? ¿Te han mandando ya los folletos con las ofertas de viaje del Imserso.
Raúl abrió y cerró las manos, convirtiéndolas en puños que no tardaba en deshacer una y otra vez.
―Lo que intento que comprendas, niña ―remarcó la palabra, dejándole claro de qué modo la veía―, es que no estoy interesado en las colegialas.
―Sí, tu poca afición por el colegio es obvia cada vez que abres la boca. Pero tranquilo, a mí tampoco me gustan los intelectuales.
―¡Vale! Se acabaron las sutilezas. ―El palmetazo que propinó al mostrador hizo que los cacahuetes se sacudieran dentro del cuenco―. De todas las tías que hay ahora mismo aquí, serías la última con la que tendría algo. ―La miró con expresión heroica, como si acabara de acometer una gesta―. ¡Ea! Pues ya lo he dicho. Ahora sabes a qué atenerte.
Sintiéndose de lo más ufano se giró en el taburete para mirar la pista de baile. Estiró los brazos, cuan largos eran, en el filo de la barra. Una postura que le permitió inflar el pecho como un gallito de corral. Lo que no imaginaba, el muy iluso, era que sus palabras no habían provocado en la destinataria el efecto que pretendía.
―¡Cómo si pudieras elegir! ―se burló esta. Pronunció la sentencia con tanta confianza, que el orgullo de machito del que estaba haciendo gala él se resintió.
Giró la cabeza para mirarla, con tanta rapidez que a punto estuvo de provocarse un esguince.
―¿Acaso lo dudas? ―Sus dientes volvían a estar tan apretados que las palabras le salían en un silbido.
Nuria le respondió con un encogimiento de hombros. Que era lo mismo que gritar que no tenía la menor confianza en sus dotes de seducción.
¡Aquello era demasiado!
―Muy bien ―dijo con resolución, levantando los brazos de la barra. ―Elige a una―. Con un gesto abarcó a todas las chicas del local―. La que tú quieras.
―¿Estás diciendo que vas a ligarte a la que yo elija?
Nuria no daba crédito. ¿De verdad podía llegar a ser tan infantil.
¡¡Wow!! Realmente le gustaba ese cretino.
―Muy bien. ―Se incorporó en el taburete mirando concienzudamente a su alrededor, examinando al personal.
El veinte por ciento de las mujeres que había esa noche en la discoteca estaban claramente pilladas. Descartadas. Tampoco quería que ningún novio celoso le partiera la boca a aquel idiota. De las restantes, un sesenta por ciento había ido allí con el firme propósito de ligar. Esas estaban incluso por detrás de las comprometidas. No podía arriesgarse a que ninguna loba hundiera sus pérfidas garras en su ingenuo Raúl.
―Es para hoy.
―No me metas prisa.
Siguió con su estudio de mercado, sorprendiéndose de lo increíblemente útil que le estaba resultando lo aprendido en la facultad. Jamás creyó que podría servirle para algo.
El diecinueve por ciento que quedaba se repartía entre las demasiado ingenuas ―presas fáciles, tan peligrosas como las ligonas― y las no interesadas en el género masculino ―tampoco era cuestión de ser cruel, no quería que el infeliz se sintiera herido por un rechazo demasiado rotundo―. Le costó dar con el uno por ciento que buscaba, pero al final la encontró.
―Esa ―concluyó, señalando a una muchacha que parecía esconderse del resto en una esquina de la discoteca.
―¿La empollona de la clase? ―se quejó él, estudiando la presa que Nuria había elegido como conejillo de indias del experimento―. ¿Estás segura?
―¿Por qué? ¿Es que vas a echarte atrás?

* * *


¿Tú qué dices? ¿El chico se echa atrás? ¿O sigue adelante con el juego, convirtiéndose en el nuevo vizconde de Valmont y dejando que Nuria sea su marquesa de Merteuil? ¿Terminará esta disputa de barra de discoteca convertida en una esperpéntica versión de Las amistades peligrosas?
Muchas preguntas de golpe, ¿verdad? Pues todas ellas, y aún más, podrás responderlas después de haber leído Una vida contigo. Que, como sabes, estará disponible, tanto en ebook como en libro físico, en Amazon, a partir del...
...Vamos a coro...

¡¡¡1 de diciembre!!!


Cada vez nos sale mejor el dúo. ¿Qué dices? ¿Nos presentamos juntas/os a los castings de La voz? 🤣

domingo, 10 de noviembre de 2019

Jero y Abril 💗

Ella no toma otra cosa que no sea leche con cacao. A él le gusta el café solo, sin ningún tipo de aderezo para endulzar. Y es que «Jero no era aficionado al azúcar. Ya de niño prefería el plato fuerte al postre». Esto es algo que aviso bien pronto, en el primer capítulo de la novela, para que no queden dudas. Lo hago porque el detalle, que a priori puede parecer una chorrada, en realidad dice mucho sobre las personalidades de este par. Dos personas que no tienen nada en común, pero que, aún así, y contra toda lógica, se atraen casi desde el primer instante en que se ven. Y es que la piel de Abril tiene en Jero un peligroso efecto, que lo lleva a perder su capacidad de raciocinio; y las manos de Jero despiertan en Abril un deseo contrario a la aversión que deberían producirle. 



¡Un jaleo! Sí, la verdad es que ellos también se sorprenden bastante cuando comprueban las contraindicaciones que la cercanía del uno tiene en la otra y la otra en el uno. Pero hoy no vengo a contarte su historia, que eso ya lo hago en detalle en Una vida contigo, sino a presentar a esta pareja cuyos nombres han estado tan presentes en el blog desde... Pues casi desde que comencé a escribir aquí. 
Empezaré con ella, con Abril. Abril Galván, ese es su nombre completo; veinte años, estudiante de Bellas Artes, tiene un padre que es un nefasto hombre de negocios entre otras muchas cosas en las que el señor tampoco destaca por su pericia. Como, por el ejemplo, el cuidado de sus hijos y un hermano pequeño, Teo, de once años, al que adora. Desde que su madre se marchó, ella se ha consagrado al cuidado del niño, intentando suplir sus carencias familiares. 
Abril es hermosa. Muchísimo. Como diría Jero, parece la protagonista de una película de Disney frase que le vale a nuestro chico para que su buen amigo, Fidel, se cebe con él. Pero eso no viene a cuento ahora. Sin embargo, no la odies por bonita, como dice el dicho. La pobre chiquilla no lo merece, te aseguro que tú, yo, y el resto de chicas del montón que habitamos en este mundo, somos más afortunadas que ella. Esto te quedará claro desde la primera página de la novela. 
Sabes que tengo por costumbre ser muy honesta, por eso voy a reconocer que, de todas mis protas, con Abril ha sido con quien más me ha costado empatizar. En principio, la juzgué demasiado débil. Sin embargo, conforme la fui conociendo también fui comprendiendo lo equivocada que andaba en mi valoración sobre su carácter. Y es que sí, es verdad; ella es una muchacha dulce, peca de ingenua y tiene la exasperarte manía de perdonar cosas imperdonables. Es muy Blancanieves, muy princesa de cuento más allá de su apariencia física. Pero también posee un valor del que ni siquiera es consciente.  
Abril es una chica anulada por el papel que la sociedad le ha impuesto, condicionada a la imagen que los demás quieren ver en ella. Necesita desprenderse de la etiqueta y mirarse un poquito más en el espejo, para conocer como lo hice yo mientras escribía su historia― a la chica que se esconde bajo su apariencia frágil. 
Para eso, para descubrir su propia valía, contará con el apoyo incondicional de Jerónimo Danta. Y no te miento si te digo que él es la última persona de la que ella esperaría recibir un mínimo de ayuda. Teniendo en cuenta el modo en que este hombre llega a su vida, o ella a la de él... Aún así, te adelanto que Jero será quien la anime e incite a luchar, en todos los sentidos. 
Y... ¿cóooomo es éllll? 🎶 Que preguntaría Perales. O Marc Anthony, si nos acogemos a un versión más actual de la canción. 
Pues Jerónimo Danta es un hombre oscuro, misterioso y peligroso. Un prestamista sin escrúpulos que no pone reparos a quedarse con una jovencita para saldar en ella la deuda que no le ha podido ser retribuida económicamente ¡Uy, ya estoy hablando más de la cuenta! Como siempre🤦‍♀️ . Un tipo despreciable, vamos. Claro que, ahora que lo pienso, quizás, en esto, él no sea tan diferente de Abril. De entrada, Jero también puede parecer ser alguien que no es en realidad. Aunque, en su caso, unas pocas paginas te bastarán para descrubrir a quien se esconde tras la fachada. 
En fin. ¿Qué te puedo contar sobre este hombre, si ya he reconocido en más de una ocasión que estoy  completamente enamorada de él? 
Supongo que debe ser algo común entre las autoras de romántica caer rendida por sus protagonistas masculinos. No en vano, cuando describimos a un señor capaz de despertar una pasión que merezca ser escrita, inevitablemente tendemos a colgarle al personaje las medallas con los dones que a nosotras nos gustaría encontrar en un hombre. De modo que sí, también me siento atraída por Ari y por Nino y esos otros a los que aún no conoces, claro que sí. Pero lo que me pasa con Danta es otra cosa. Algo así como ese amor al que no puedes olvidar. Aunque ya te hayas casado con otro y estés enamorada de tu marido. No te miento si te digo que, todavía hoy, a veces fantaseo con Jero mientras espero al sueño arrebujadita entre mis mantas.😳 
Jerónimo Danta es un hombre arruinado. Lo ha perdido todo, hasta la vida. Porque aunque siga respirando y caminado, él ya no es más que un fantasma. Un espectro consagrado a la venganza contra quien lo arrastró a ese limbo en el que subsiste sin existir. Sin embargo, eso no impide que sea un tipo siempre dispuesto a tender la mano a quien lo necesite. Ten por seguro que Jero jamás mirará a otro lado y seguirá caminando, como si no hubiera visto nada, si estás en un apuro. Es empatico, bondadoso; odia el melodrama y huye de las escenas emocionales como de la peste si supiera la que le espera, el pobre. También es bastante irreflexivo, tiene la desesperante manía de arriesgarse de un modo casi suicida. Pero, con sus defectos y todo, resulta simplemente encantador. 
Es un hombre con ideales, honor y palabra. Y, como digo, alguien que apoyará a la mujer que ama y no desistirá hasta que ella entienda lo fuerte, valiente y capaz que es.
¡¡¡Yo quiero uno así!!!😭😭😭
Perdóname el arranque, pero de verdad que necesito un Jerónimo Danta en mi vida. 
Y... Bueno, como esbozo creo que lo dicho es más que suficiente.
Si quieres saber más, ya sabes, Abril y Jero te esperan en Una vida contigo. Novela que podrás adquirir, tanto en formato físico como en ebook, en Amazon. 
¿Cuándo? Ya lo sabes, ¿verdad? 
Venga, repite conmigo:

¡El 1 de diciembre!

😋😋😋

lunes, 4 de noviembre de 2019

Portada y sinopsis de "Una vida contigo"

Tenía planeado publicar esta entrada sobre final de semana, quizás sábado o domingo. Pero... ¡No puedo contenerme más las ganas! Soy una impaciente. Así que, ¡venga! Este es un momento tan bueno como cualquier otro para hacer lo que llevo días deseando hacer.
Hoy revelo la noticia del año. Esa que mantiene en vilo a la mitad del planeta y a la otra mitad también, aunque lo nieguen. La que ha dado pie para que inicies conversación con tu vecino/a cuando te encuentras con él/ella por la mañana en el ascensor, ha generado debates en todos los programas de televisión y derramado ríos de tinta en la prensa. Y es que hoy, querida/o amiga/o... ¡¡¡te muestro la portada de Una vida contigo!!!😛
Sí,vale; es verdad. Esta no es la noticia de interés general que he cebado al inicio de la entrada. Pero, para ti y para mí, sí que es importante, ¿verdad? dime que sí, hombre; no me hagas pupa. Pues eso es lo que importa: lo que nos interesa a nosotros, no al resto de la humanidad. Un sabio consejo, si me permites la inmodestia, que no debemos olvidar nunca.  
No lo demoro más. Aquí tienes la que es "la cara" de la historia que espero que me des la oportunidad de contarte muy pronto. Ya sabes, el 1 de diciembre, la tendrás a tu disposición. No me voy a cansar de repetirlo para que no se te olvide😉. 


¿A qué es preciosa? A mí de verdad me lo parece. Es un diseño propio y, aunque admito que en principio no me veía capaz de hacer una portada, y tampoco terminaba de dar con una imagen que le fuera bien a esta historia, una vez me vino la idea todo resultó muy fácil. En una tarde ya estaba lista.
Es un cubierta sencilla, muy colorista, muy romántica y, sobre todo, dice bastante de la relación de Jero y Abril. Las manos que ves son, lógicamente, las de ellos, que para algo son los protas. Y, si te fijas, no están unidas. Todo apunta a que un segundo antes de que los pilláramos lo estuvieron, pero ahora sus dedos se están desligando. Si hilamos un poquito más fino, hasta podríamos decir que es él quien se aleja, mientras la chica intenta retener un poco más el contacto de su mano en la de ella 😭❤. 
¡¡¡¡Me encanta!!!! ¡Cómo me gusta un drama!, de verdad. Inventado, por supuesto. Los reales es mejor tenerlos cuanto más lejos mejor. Sin embargo, los ficticios entretienen cosa mala. 
Pero, ¿por qué Jero suelta la mano de Abril? ¿Es que no la quiere? 
De eso nada, la ama como un idiota; como un adolescente; con una completa falta de raciocinio, que es como se ama de verdad. Peeeeero... 🤐No voy a soltar prenda de los motivos de este hombre para querer dejar atrás a la muchacha que le ha robado el corazón y la cordura. Si te quieres enterar, ya sabes repitamos a coro: el 1 de diciembre, en Amazon, podrás hacerte con un ejemplar de la novela. Estará disponible en ebook, por si te resulta más cómodo el libro electrónico, o simplemente prefieres una versión más económica, que también es una decisión muy respetable. Y, por supuesto, en papel,  por si eres una/un romántica/o de la vieja escuela, como yo.

Esta es la cubierta que llevará la novela en su versión papel. Falta el detalle del código de barras,
que ese no se lo pongo yo. Pero imagínalo en la parte de la contraportada,
abajo y a la derecha de la imagen, y listo. 

Poco más voy a contar aunque no te imaginas lo mucho que me cuesta contenerme, porque esta historia me emociona tanto que podría pasarme horas hablando de ella. Solo añadiré que Una vida contigo es una novela contemporánea; por supuesto, de temática romántica no escribiré de nada que no sea amor, ¡las ñoñas al poder!― y con tintes de acción. La verdad es que me encantan las pelis de este género, me rechiflan cuando la trama va condimentada con un poco de romance y, particularmente, siento una debilidad incontenible por los héroes que las protagonizan. Será por eso que estoy tan enamorada de Jero, con todo mi respeto a Abril. 
Aunque por hoy vale de spoiler, antes de despedirme quiero dejarte la sinopsis. 
Aquí va.

Sinopsis: Jerónimo Danta es un hombre muerto. Lo asesinaron seis años atrás, cuando se convirtió en una amenaza para el ascenso al poder del hombre al que un día admiró. 
Abril Galván no espera nada de la vida. Pese a su juventud, está acostumbrada a que esta le ofrezca su cara menos amable. Resignarse a lo que venga es la única manera de sobrevivir que conoce. 
Los caminos de ambos se entrecruzan y, en la situación menos propicia, el amor se presenta para traerles de vuela eso a lo que ambos han renunciado. Que resulta ser, también, lo que más necesitan: esperanza y valor para mantener viva la llama que ilumina la posibilidad de un final diferente al que parece sellado por sus destinos. Uno que, como en los cuentos de hadas, cierre su historia con un «y fueron felices para siempre» que marque el comienzo de una vida juntos. 

Y, ahora sí, me marcho. De lo contrario terminaré contándolo todo😅. 

viernes, 1 de noviembre de 2019

¡Iniciando cuenta regresiva! 🕐

Si estás leyendo esto, es que has sobrevivido a Halloween. ¡Bien por ti! Yo también llegué a la mañana sana y salva. Así que, ya que hemos dado esquinazo a los muertos vivientes, y nos quedan 365 días por delante libres de la amenaza zombi, ¿te parece que nos olvidemos de la muerte y sigamos adelante con nuestras vidas?
La última vez que me pasé por aquí, para contarte cuentos de fantasmas, te emplacé a que nos leyéramos hoy, ya que tengo una noticia estupenda que quiero compartir contigo. Como ves en el título, hoy doy inicio a una cuenta regresiva. ¿Te unes a ella?
¿Qué dices? ¿Que para qué nos vamos a poner a descontar numeritos? 
Pues...
Para...
😋Esta bien, voy a dejar de hacer el tonto sí, más que ponerme misteriosa lo que he conseguido ha sido caer en el ridículo, me doy cuenta― y a aclarar la duda. 
Iniciamos cuenta regresiva para... ¡¡¡que conozcas a Jero y Abril y disfrutes de su historia de amor!!!🎉🎉🎉 ¡Por fin!


¿Qué significa esa cara? No; no me vayas a venir ahora con que no sabes quienes son estos dos. Con lo pesada que he estado todo el verano a cuenta de ellos, y la de veces que los he mencionado en el blog.... Si no los conoces, es porque no me has hecho ningún caso😭. No hay otra.
Esta bien, da igual menos mal que una es de buen talante. Recapitulo rápidamente y te pongo al día. 
Jero y Abril son los protas de la novela que he estado moviendo por editoriales estos últimos meses. Tengo una entrada en la que comento la indignación que sentí ante algunas propuestas de edición que recibí para ella. Otras, sin embargo, me han ofrecido contratos muy dignos. Aun así, ninguno de ellos me ha convencido. Porque sí, otra cosa que también he reconocido mientras relataba todo este periplo, es que el pasado estío me he sentido muy diva. ¡Hala! Venga rechazar ofertas, como si fuera una primera figura de las letras románticas en español, y no la ultima mona que en realidad soy 🐒. 
Sí, bueno; yo también me he planteado lo mucho que me merezco un par de cachetadas. Pero, como dije en su momento, no ha sido por divismo, sino por actuar en consecuencia, por lo que he sido tan protectora con esta historia. La verdad es que, dejando de lado algún arrepentimiento momentáneo, creo que he hecho lo que debía.
«¿Y qué es lo que has hecho, desquiciada?», te estarás preguntando. 
Pues, al final, teniendo en cuenta mi empeño en publicar al menos, una vez en mi vida― en papel, y mi incapacidad para llegar a un cuerdo con ninguna editorial, he decidido volverme indie y tirar para Amazon 😎. Allí, en un mes justito, estará disponible Una vida contigo. Como ves en el calendario que me ha quedado súper mono y muy adolescente, que es lo que soy a pesar de mi edad― ese es el título de la novela. La cual sale a la venta el próximo 1 de diciembre
¡¡¡Quedan solo 30 días!!!
En nada te revelaré la portada, que también es de cosecha propia y, dejando de lado la modestia, tengo que decir que me ha quedado preciosa. A mí de verdad que me lo parece. Tanto, tanto, que, lo confieso, no me he podido contener y ya he mostrado una parte de la cubierta por Instagram. Soy pésima para guardar secretos agradables. Siempre me puede la emoción y termino soltando lastre antes de lo previsto. También te iré presentando a los personajes, la trama... Vamos, que voy a ser bastante pesada. Así que prepárate, porque en las próximas semanas el blog se va a convertir en las "crónicas de Una vida contigo".
Publicar una historia siempre es algo mágico. Yo lo veo y lo siento así. Supone la oportunidad de compartir un sueño que ha nacido en lo más íntimo de mi imaginación con más personas. Estoy deseando que tú también formes parte de esta fantasía, y ojalá te enamores de Una vida contigo, por lo menos, la mitad de lo que lo hice yo. Para mí es muy especial, sus personajes se han quedado conmigo mucho tiempo después de terminar de escribir sobre ellos. Pero esto ya te lo contaré más adelante. Por el momento, quedamos a la espera de desvelar la portada.